sábado, 3 de enero de 2009

Lejos de casa.

En el puerto de frutos, recién llegado de Brasil. Atrás Pablo
de azul habla con los representantes del municipio de Tigre,
dándole forma al proyecto: se vienen las bambubicis
públicas made in Tigre! Impacto!









Ya voy entendiendo que de tanto en tanto es bueno hacer un poco de orden. Acomodar lo que se va usando, guardar en sus cajones. Uno impulsivamente quiere avanzar sin cesar, ir hacia ese inalcanzable horizonte, pero en el camino va desparramando todo. Y llega un punto en que esto se transforma en una complicación. Lo vivo en mi tallercito, en donde los mejores momentos de trabajo son cuando todas las herramientas están en su lugar y disponible para ser usadas, y las mesas están despejadas y el suelo limpio permite que sus rueditas giren sin esfuerzo al moverlas. Y también lo vivo en mi cabeza, que de tanto en tanto la siento saturarse de cosas que van sucediendo y mezclandose, y que sólo parecen encontrar coherencia y bajar mi ansiedad cuando las escribo. Acomodarlas en cajones conceptuales, oraciones. Como si fuera necesario limpiar el área de trabajo mental, ordenando en sus categorías y relaciones todo lo que fue entrando y dejando libre las mesas para ir apoyando sin problemas las ideas que vendrán. Suena muy frío pensarlo así, aunque sólo me refiero a la mente lógica y no al alma, que mira desde atrás. Lo único que entie ndo es que hay algo en el acto de escribir que funciona, que clarifica y renueva. Y se siente mucho mejor si encima uno lo hace sobre una hoja, con la mano dibujando las palabras que reflejan esa percepción interna.




Alto quilombo, asi se veía el tallercito cuando volví de viaje despues de probar el prototipo en el INTI. Era necesario organizar.



Estas ultimas semanas estuve poco en casa. Es que hubo dos acontecimientos singulares que me tuvieron con la mente o la presencia en otro lado. El primero era una Misión al extranjero como agente del INTI. El segundo era construir un prototipo de bambubici para luego en el departamento INTI Mecánica en Bs As someterlo a los ensayos físicos que se les realizan a las bicicletas para que sean certificadas. Suena pomposo y formal, pero me divertí muchisimo.


Amazontech 2008 @ Sao Luis


En Brasil la ultima semana de noviembre se organizaba Amazontech 2008, una expo que desde hace algunos años tiene lugar en ciudades de la región Amazonica y en donde se intentaria juntar y exponer innovaciones tecnológicas tendientes a proporcionar sustentabilidad ecológica y social. Por la relevancia que podría tener la información divulgada en esa feria, el INTI decidió enviar en una misión al exterior a un agente del departamento Calidad de Vida y Tecnologías Sostenibles para que asistiera y recopilara toda la información posible. Surgió entonces la posibilidad de que fuera yo el enviado, ofrecimiento que acepté con orgullo y más aun alegría cuando supe que la edición de este año se realizaría en Sao Luis: una ciudad sobre el mar con playitas calentitas y bien al norte de Brasil, con una rica y antigua historia colonial. Iba a ser un interesante y enriquecedor viaje, así que me lleve un cuadernito para ir anotando todo lo que me fuera llamando la atención durante esos días. Tambien terminé escribiendo otras cosas, pavadas que ya desde ahora me arrepiento de transcribir sin filtro, como si se tratara de otra persona. Fueron muchos los momentos en los que estaba esperando algo y no sabia que hacer para matar el tiempo. No es de extrañarme que las primeras lineas, las que siguen a continuación acá abajo, aparecieran cuando estaba al muy al pedo en el aeropuerto esperando el lejano momento de partir.


Cuadernito naranja marca GLORIA tapa blanda:


...Día de viajes, esperas, cansancio y aburrimiento. Cuesta entender lo difícil que es a veces transportarse a otros destinos, salvo a través de algunos medios en particular. Los aviones nos seducen con sus tiempos cronometrados y veloces, con su aire moderno y tecnológico. Pero entrando en detalle uno empieza a observar que se trata de otro negocio masivo que se aprovecha de la paciencia e ignorancia de la gente. Las esperas son largas y tediosas, más aún cuando uno se encuentra atrapado en un ámbito tan universalmente masificado. Todo está configurado y decorado para que uno se sienta estar en ningún lugar del mundo, o en cualquiera. No hay símbolos ni formas autóctonas o representativas. Todo es gris, blanco, estandarizado. Formas cuadradas, chatas, vacías. El único consuelo que uno encuentra son las enormes y llamativas publicidades de algunas afamadas empresas. Incluso algunas que en otras circustancias no existirían, aquí en los aeropuertos llegan a construir imperios. Que alguien me explique cómo una empresa que se dedica a envolver el equipaje con film puede llegar a tener tanto éxito. Cuando uno viaja tal vez es cuando mas inseguro se siente, y lucrar con eso es muy rentable. Ante mis ojos veo un enorme cartel que dice "Assist Card, imprescindible para su viaje", y esa frase es practicamente inapelable, todos los pasajeros cuentan con su seguro de viajero. Me parece curioso que en todo este lugar no haya nada que nos identifique o nos sea reconocible. Solamente esos inmensos anuncios y variados negocios que venden trivialidades a altísimo costo. Tal vez no sea deseado que nos distraigamos de nuestra tarea mas importante, que es consumir. Parecemos hormigas que van de un mostrador a otro, guiados silenciosamente por empleados y guardias de seguridad privada. Peor es la sensación cuando uno observa los rostros en los demas: extraviados, cerrados, perdidos. Realmente estamos aislados y solos.


Finalmente, 3 hs antes de la partida me encontré con Moni. Como era mi primer vuelo viajando solo me explicó los trámites generales que tenía que completar antes de poder embarcarme en el avión. Por suerte tuvo como siempre la buena costumbre de facilitarme una carpetita con toda la información que pudiera necesitar. De no ser asi ya esta noche hubiera tenido el primer problema para hallar la dirección del hotel en donde voy a alojarme. Es que tuve la precaución de copiar 2 hojas con las direcciones y teléfonos que voy a necesitar, pero que seguramente olvide luego cargar con mi equipaje porque aún no encuentro esos papeles.


Ni siquiera siendo puntual pude evitar los típicos sobresaltos e imprevistos: hubo retraso para ingresar al area de pasajeros, al punto que cuando eran las 14, hora del despegue, yo aún estaba en tierra. Una encargada vino personalmente a buscarnos en la fila a los dos pasajeros que aún faltábamos abordar. Sólo me encontró a mi, y apenas si pudimos llegar corriendo y entrar últimos en el avión que ya estaba preparado para despegar. Creo que el otro pasajero faltante perdió el vuelo.


Aeropuerto de San Pablo.


Un poco mas oscuro y sombrío, tal vez por seguir lineas de diseño un poco más antiguas. Hormigón, tuberías, pocas luces y algunos ventanales que dejan entrar las imágenes del exterior. Poco para ver, otra vez los mismos diseños estandarizados, respetando que nada se salga de lo común. Muchos bancos para extraer dinero, cadenas de comida internacional y los típicos negocios de regalos en donde uno tiene la certeza de que nada le va a interesar. Me decepciona un poco esa manera universal y estandarizada que persiguen al momento de organizar. Pueden tener el beneficio de que todo es familiar y conocido, todos saben que el sabor de Pizza Hut es igual en cualquier lugar. Pero tanta repetición seriada termina deprimiendo. Llega el punto en que nada merece la atención, pues todo ya se nos torna habitual y aburrido. Espero ya llegar a Sao Luis para poder ver algo genuino, estoy cansado de ver tanto de lo mismo.


Sao Luis.



Postal paradisíaca de las playas, al pie del hotel donde estuve las primeras dos noches. Encima me tocaron días zarpados.



Llegue tipo 22 a Sao Luis. Lugar extraño. Sin conocer nada, no me quedó otra que pedir un taxi desde el aeropuerto hasta el hotel. Es llamativa la velocidad con la que manejan acá. Casi sin pensar, bien como los argentinos, pero todos piloteando a mil por hora. Fue un viaje largo de punta a punta de la ciudad, peligroso pero rápido. Apenas si pude mirar un poco por la ventana para poder ir entendiendo a qué ciudad había llegado. Definitivamente no tiene sentido moverse en taxi. Caro y encima uno viaja aislado de todo, desde el punto A al punto B. Encima soy tan malo con el portugués que la dirección se la tuve que dar escrita en un papelito, bien turista.


El hotel, muy lujoso ,sobre las mas anchas playas de la ciudad. Si hasta me ofrecieron 4 tipos de almohadas distintas para dormir. Pregunté por donde podia salir a caminar por la zona, pero me recomendaron que de noche mejor no hacerlo, y a cambio me ofrecieron la cinta eléctrica del gimnasio del primer piso. No pude rechazar su consejo de quedarme adentro, pero tampoco sustituirlo por un rato de cinta, hablabamos de caminatas distintas. Así que mejor dormir y arrancar tempranito al otro día cuando los mutantes duermen.


Tipo 6 de la mañana ya estaba desayunando y saliendo a recorrer. Realmente es mucho mas coherente salir a "explorar" cuando el día recién arranca. La luz del Sol permite ver los detalles y a esas horas la mayoría de los que andan por la calle están en sus cosas de trabajo. Como objetivo puntual tenía que conseguir donde dormir las siguientes noches, y ver la posibilidad de comprarme alguna bici usada roñosa y barata para moverme estos días y después dejar tirada por ahí. Además averiguar como llegar a la exposición, que ese mismo día comenzaba. Desde el hotel me recomendaron que fuera en taxi, por la distancia que había que recorrer hasta el predio, pero no tenía sentido aislarme otra vez en esa burbuja que te lleva desde el punto A al B, así que me puse las zapatillas cómodas y entré a patear.


Por lo poco que llevo visto, Sao Luis tiene muchas de las facetas de las grandes ciudades. Culturalmente por suerte todos emanan algo de esa "buena onda" tan brasilera. Se los ve mas alegres, mas cariñosos, mas divertidos. Pero sin embargo el desarrollo economico trajo aparejado muchos de sus sintomas indeseables. Se pueden apreciar desigualdades sociales tanto o aún más marcadas que las que nos tienen acostumbrados en Arg. Hay una gran mayoría de gente humilde, que ya desde temprano van en sus bicicletas viejas y oxidadas, quizás al trabajo. Son muchos, en proporción mayor a los que pude ver la noche anterior.



La clase popular navegante, abundaban esos veleros. Había barrios enteros de chapa sobre el río, construidos sobre esos tronquitos que al parecer cortaban de los manglares de alrededor.


Pero las calles evidentemente pertenecen a los autos. Acá realmente te pasan por encima. Quien tiene la posibilidad de comprar uno, inherentemente adquiere el derecho de hacer lo que se le cante, por donde quiera y a la velocidad que de. Van desaforados, embotellados y puteando con la bocina. Varias veces tuve que caminar por inexistentes veredas o empinadas banquinas porque de atrás me pasaban volando y finito. Yo primero iba por el costadito del pavimento pensando "no, seguro que me ven y pasan por al lado", pero al ver que todos los que caminaban o andaban en bici evitaban la calle y le daban por los costados, me dieron a entender que era jodido y probable tener un accidente ahí.


Se nota como la excesiva desigualdad entre los que mas tienen y los que viven con poco termina generando resentimientos y problemas. Pude ir viendo como tantas casas están hermeticamente enrejadas. Algunas incluso con imaginativas maneras de colocar los pinchitos, alambres de púas y vidrios rotos, para evitar que entre la monada de noche. Pero lo que me sorprendió fue que una gran mayoría de estas rejas están electrificadas. Me resultaría difícil vivir así, encerrado en una pequeña fortaleza electrificada, asustado del entorno. Que sentido le queda a la vida, si uno tiene miedo en su propio lugar. Mantener atrás del alambrado a los demás no nos va a proteger del miedo a ser robados. Y en algún momento hay que salir. No hay manera de vivir en ese estado, en algún momento todo colapsa. Muy gráfico fue ver una escuela para niños de familias adineradas y chetas, toda amurallada y con los alambres electrificados cubriendo todo. Que entristecedor ejemplo, acaso ese es el legado de vida social que le estamos enseñando? Toda esta locura tendría que solucionarse en algún momento.


Despues de casi un par de horas de camino al borde de autopista y con el sol rajante, pude llegar al centro histórico de la ciudad, donde esperaba encontrar bici y hostel, transporte y alojamiento, dos necesidades fundamentales. Con mi rudimentario portuñol fui preguntando y averiguando con quienes me cruzaba, y de a poco pude llegar a una cuadra en donde se asentaban varios bicicleteros en negocios bastante improvisados. Fue cuestión de segundos entonces cerrar el trato con uno que me ofreció una que tenía ahí apoyada, que evidentemente no esperaba ser vendida. La miré y zafaba, un poco de aceite y algunos ajustes y ya por 60 reales pude obtener mi caballo que me daría transporte por los siguientes días. Por menos plata que lo que me costaron dos viajes en taxi. Una de las cosas que me gusta de las bicis es que su tecnología es simple y universal. Con sólo moverle un poco las piezas uno ya puede darse cuenta si sirve, y qué cosas hay que ajustarle. Con un auto eso sería imposible.



Con mi bici provisoria, ya mudándome desde el Hotel caretón al Hostel que había conseguido en el centro para las noches siguientes.



Valet parking? No acostumbro pero bueno, gracias.



Una vez que tuve movilidad fui a la búsqueda de refugio para las siguientes noches. Tras un par de preguntas y de referencias pude llegar a un hostel que por unas chirolas me daba alojamiento. Después me di cuenta que era el mismo hostel que había encontrado buscando en Internet antes de viajar. Era uno afiliado a Hostelling International y esa garantía me dio cierta tranquilidad. Cuando uno está en lugares extraños no sabe distinguir en quién confiar, las realidades y precauciones que uno debe tomar varían enormemente según donde uno viaja. Yo soy bastante confiado en la gente y hasta ahora jamás, en mi colgadura ambulante, me paso algo malo y memorable por no prevenirme. Espero seguir con esa suerte.


Esa misma mañana y con mis necesidades básicas ya cubiertas pude ir a la feria Amazontech. Una rápida acreditación y ya estaba listo para empaparme de nuevas ideas, tecnologías y desarrollos sustentables e innovadores, que iría viendo en los siguientes días.

La primer impresión fue un poco extraña de definir, y aún hoy, a mediados del tercer día de feria, me cuesta comprender exactamente lo que sucede aquí, los motivos, y objetivos reales de este evento. La primer noche un artesano que conocí en la ciudad y que hablaba de manera muy correcta e informada de varios temas me dijo "es una feria de fantasía". Con el correr de los días lo estoy entendiendo. Se trata de un evento organizado en un predio muy amplio y preparado para eventos masivos. Mucha difusión le fue dada, pues todos en la ciudad a quienes le nombré la feria como motivo de mi presencia sabían de qué se trataba. Evidentemente se efectuaron grandes inversiones para su realización, porque no le falta nada. Mucha tecnología informática implementada, organización impecable, infinita folletería, aire acondicionado y todos los recursos disponibles en salas perfectamente equipadas para que las charlas puedan ser escuchadas de excelente manera.


Me sorprendió en un principio ver que la gran mayoría de los concurrentes pertenecen a contingentes de colegios secundarios. Muchos jóvenes, casi todos con remeras identificatorias de su grupo. Es interesante porque nadie es más creativo y apasionado que cuando es joven, y en este momento la situación global plantea la necesidad de ideas creativas empujadas apasionadamente y con fuerza.


La organizacíon se divide principalmente en un espacio central en donde se encuentran los stands pertenecientes a diferentes instituciones o empresas que deseen divulgar o publicitar sus ideas, además de un grupo de stands pertenecientes a cada estado brasilero que integra el Amazonas. Este gran sector central se encontraba decorado para la ocasión con adornos plásticos y de papel simulando formas naturales como hojas, árboles y animales. Por otro lado, diversas salas perfectamente acondicionadas permiten desarrollar conferencias, seminarios y mini-cursos de diferentes temáticas. Así, las condiciones en las que se da la feria son ventajosísimas. El principal inconveniente, que se fue haciendo mas evidente con el correr de los días, fue la escasez de contenido. En los stands hay pocas innovaciones novedosas.


Resulta que observando con mayor atención, se ve que los mayores sponsors de la feria son corporaciones a las que poco le importa la sustentabilidad social y ambiental, sino que su interés radica en una cuestión de imagen. Por eso tantas ponencias a las que asistí tenían tan poco para aportar o innovar.



Una de las tantas propagandas aberrantes que se vieron en la feria. Me encanta el paisaje de fondo, montañas de tierra dada vuelta y muerte, una excelente propuesta.


Algunas incluso merecían el repudio. Había uno que nos explicaba como el combustible de la caña de azucar era la energía del futuro, y nos mostraba números de como la gran empresa a la que pertenecía habia incrementado sus activos debido a que estaban invirtiendo en sembrar extensivamente y procesar para vender y exportar biocombustibles. Esa empresa que tenía activos en petroleo y en acero, y que con este negocio de sembrar bioetanol estaba generando un inmenso perjuicio a futuro, tenía un representante dando una charla de la que me levante y fui poniendo cara de indignado, pero los chicos seguían escuchando esas barbaridades y tomando apuntes. Tomando apunte de eso no se va a llegar a ningún lado.


Ya Elano el artesano (su nombre sonaba así, pero ni idea como se escribe) me lo había mencionado, que los fines de la feria no eran del todo sinceros, y que poco sería lo que iba a encontrar positivo ahí. En ese momento entonces me hablo del Foro Social Mundial en donde se tratarían todos estos temas, y que la edición que se viene será en Belen, ahi en Brasil. Me dijo que buscara mas info en Internet, pero el destino opera a veces más rápido que la banda ancha porque en una revista que pude ojear en otro momento había una nota al creador de este foro, Oded Grajew, en donde hablaba de este evento y sus otros proyectos, todos muy interesantes y que valdrá la pena seguir de cerca.



CUADERNITO AZUL:


Cosas que vi hoy:


Carretillas:


Por las tardes después de la feria me gusta ir a un mercado peatonal que se forma durante todo el día en unas de las calles céntricas de Sao Luis. A esta hora ya todos empiezan a empacar y transportar sus productos para volver a sus casas, como todos los días, como siempre. Así, inmensos puestos que durante el día son el lugar de trabajo de estas personas se transforman en algo compacto y listo para ser empujado o tirado hasta el lugar donde dormir. Las calles son adoquinadas en esa zona, por lo que muchos usan unas carretillas tuneadas. Hay un modelo que veo repetido en todos lados. La usan los vendedores ambulantes, cirujas y cualquier tipo de trabajador. El modelo esencial es bastante simple y robusto, hecha en hierro y con una rueda inflable. A este modelo lo modifican de innumerables maneras, soldándole partes, agregándoles dueditas en las patas traseras, o lo que sea necesario para adaptarlas al oficio al que van a ser destinadas. Por otro lado vi a varios, no una sino varias veces, gente que arrastraba un diseño de carro tan rudimentario que era desconcertante. Una tabla en donde iba la mercaderia ,clavada sobre dos maderas paralelas que serían los ejes, y sobre cada punta un rulemán de 10 cm de diámetro bien guaso que cumple la función de rueda. No sólo eran imposible empujarlos porque cualquier bachecito de 5 cm de profundidad ya lo trababa, sino que tambien hacían un ruido ensordecedor al pasar golpeando bruscamente los adoquines. Mover eso todos los días no les cansa? Será que realmente no entienden que una rueda más grande, un carrito humildemente mejor les facilitaría enormemente la vida? Si pudieron copiarse y hacerse ese modelo, seguramente tambien podrían copiar un mejor diseño y ver como se les hace mas simple todo.


Transporte Urbano:


El sistema de tarjeta electrónica que propone la municipalidad de Rosario ya se aplica en los colectivos de esta ciudad, y presenta los mismos inconvenientes que los métodos anteriores. Es igual de lento que con la tarjeta magnética, provocando que el bondi tenga largas paradas que obstaculizan todo el transito. Acá incluso hay un guardia que controla la operación, a veces tiene que ayudar a los pasajeros a marcar pasaje, o solucionan otro tipo de inconvenientes. Por ahora el mejor método siempre parece ser en el que se abona antes de subir, para que luego cuando el colectivo llega el ingreso sea lo mas fluido y veloz posible. Algo similar a lo que se hace en los subtes. Unas rampas para subir a nivel del piso del bondi, carriles exclusivos para que viajen rápido y fluido, y ni hablar si tuvieran una parte tipo furgón para ir con bici.


La calle


Es muy llamativa la organización urbana, como debe haber evolucionado desde un agradable y pintoresco pasado para llegar al absurdo que se presenta ahora. Ciudad de casi 400 años, su entramado esta dado por calles angostas de empedrado, vereditas casi ineexistentes y sobre estas se elevan imponentes los frentes de antiguas casas coloniales. Estos frentes de varios pisos de altura se erigen tan verticalmente que parecen abalanzarse sobre la calle, dando la sensación de estar dentro de un tunel. Todas estas antiguas y macizas casas están decoradas con hermosas y amplias ventanas con detallados enrejados, y balcones que parecen tocarse cuando se enfrentan en lo alto. Caminar por el adoquinado de estas calles en una nochecita tranquila inspira una cálida sensación de estar ahora o hace cien o doscientos años, y uno se siente formar parte.


Es un paisaje maravilloso, pero la llegada del automóvil parece haberlo perjudicado por completo. No encuentro manera de describir lo paradójico y absurdo de la situación que se generó, lo que se ve al día de hoy. Por un lado tenemos este casco urbano, compacto e inamovible. En él, día a día la gente de la ciudad se desplaza en masa, de una manera tan aglutinada que su comportamiento pareciera ser mejor representado por las ecuaciones de flujo de fluidos que por personas individuales. Ese flujo se ve encausado entonces por los altos frentes de las casas, como muros de un canal que conduce agua. Hasta ahí todo bien, pero el problema lo plantea la presencia de automóviles. Ya al estar estacionados ocupan la mitad del poco espacio disponible. Pero peor aun para los que intentan desplazarse. Porque lugar para moverse casi ni queda, y la gente tiene que ir caminando como puede, derramándose desde las vereditas hacia la calle. Entonces uno puede ver como todos los pobres tipos que van a pata se tienen que amontonar como pueden mientras algún gil pasa con su autito con la música berreta bien al palo, creyéndose los reyes de la ciudad, los únicos que tienen derecho a moverse como se les antoja. No existe respeto por el peatón o por nadie de parte de estos egoístas al volante. Pasan a los apurones tocando bocina y tratando de correr a todo lo que se interponga en su desenfrenado camino. Como en tantos lados, se creen poderosos sólo por estar manejando una 4x4. Sorprende ver entonces como los automóviles y sus usuarios, además de ser los causantes de este caos tan absurdo, pretenden que todos cedan el poquísimo lugar que les quedó disponible. Lo curioso es que nadie putea ante estas actitudes, se ven como algo normal. Las publicidades son masivas, y el símbolo de status que el auto representa es muy poderoso y está ya asumido. Todos sueñan con el auto, para ser respetados (como decía un cartel) y pasar a tener un lugar en el mundo.



Yo paso en bici y todos me miran. La situación es siempre igual, primero me ojean a mí y después a la bicicleta, como para ver en que voy andando. Después entendí que ningún blanquito anda en bicicleta. Absolutamente todos los que la usan son morenos y la usan como transporte porque no les queda otra. Andar en bici es muy peligroso acá. Cada vez que tengo que venir a la feria desde el hostel que está en el centro viajo asustadísimo. El único camino disponible pasa por un puente imposible y por avenidas casi autopistas, saturadas de ignorantes al volante que van haciendo cualquiera y tocando bocina a dos manos. Espero no tener un accidente, pero en ese tramo es realmente el momento más peligroso del día.



Acerca de la feria Amazontech 2008



Que cosas positivas encontré entonces en Amazontech 2008? el tema de los biodigestores y su relación con las certificaciones para "créditos de carbono". Si uno deja materia organica en un medio anaeróbico esta se va descomponiendo gradualmente y transformandose en fertilizante organico. Durante el proceso se libera mucho gas metano, que vuela a la atmótsfera. El problema es que en la atmósfera ese gas metano genera un efecto invernadero 22 veces mas efectivo que el dióxido de carbono. Lo que nos perjudican 22 toneladas de CO2 tiradas al aire por los autos se iguala con 1 tonelada de CH4. Lo bueno del CH4 es que es un excelente combustible, y si uno lo envasa lo puede usar tranquilamente de la misma manera que el gas de la hornalla o el equipo de GNC del auto. Los biodigestores son los equipos que permiten convertir esa basura organica en fertilizante y gas metano. Instalar biodigestores parece entonces algo absolutamente rentable. Por otro lado, en el mundo de los que viven por la plata y la imagen, las corporaciones que más contaminan con CO2 y contribuyen al Calentamiento global deciden algo muy curioso. En el mercado cotizan "creditos de carbono", y esas empresas los compran y dicen "miren, nosotros contaminamos, pero a cambio le compramos créditos a una empresa en el otro lado del mundo que trabaja para disminuir el efecto invernadero". Así, con plata creen que limpian su imagen. Parece absurdo pretender limpiar la imagen de esa manera, pero sin embargo hay gran demanda por los créditos de carbono y sus precios desde el día de apertura en la cotización se dispararon hacia arriba. Entonces para poder emitir esos créditos, debe haber un ente que certifique que realmente se esta reteniendo gases de efecto invernadero.En ese campo la credibilidad de los créditos brasileros está muy bien posicionada, y están haciendo entrar plata en pala, con la que alcanzan al toque a pagar la inversión inicial.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenísimo que se te van abriendo las puertas para la bambucicleta...a mi me gustaría poder contactarte para poder charlar si se puede hacer una bambucicleta en estos tiempos o si el proyecto de hacerlas es más adelante, porque yo ando mucho en bici es mi medio y la que tengo, "la catanga", que hace como 10 años que la tengo ya no anda muy bien y la quiero cambiar...te dejo mi contacto...heuliceo@gmail.com. Mucha suerte y siga hacia adelante

surcando dualidades antagonicas dijo...

HOla Colo, entre charlas me habias comentado de tu proyecto y tu blog, en la espera de unos tramites por el centro.
Muy simpatico, innovador y prometedor, felicitaciones...te dejo mi msn Fabrixyzio@hotmail.com

Anónimo dijo...

Hola Nicolás, espero que puedas leer mi comentario. Estuve leyendo bastante de tu blog, y sobre todo el apartado sobre economias sustentables escrito como aclaraste un sabado a la noche. Concuerdo en practicamente todo lo que decis, pero hay algo que me inquieta: necesito actuar, y ser parte de esta movida. Estoy estudiando diseño industrial, y si es qeu lo hago es con tus mismas intenciones. Desde ese lugar me interesa el diseño mas que nada, y tengo ganas hace tiempo de colaborar en proyectos de este tipo, y sobre todo en algo como una bici de bambu, dado que me muevo en bici a todos lados, y realmente la enaltezco como medio de transporte. Estoy sumamente interesado en colaborar como mano de obra (se manejar herramientas y tengo muy buena predisposicion), y aportando mis ideas en este proyecto, y espero ansiosamente tu respuesta a mi mail para que te pueda ayudar y empujar un poquito mas adelante. Mi mail: franciscocambas@hotmail.com

PD:Paradojicamente empece a buscar información dado que encontre a una eprsona de rosario en la plaza de la flor mecanica con una bici de bambu, y estoy casi seguro de que eras vos. Soy el molesto pregunton, y espero verte de vuelta.

guillermo weidmann dijo...

muy buena la idea de la bambucicleta, vi el informe en la tele y me intereso muchisimo. La verdad que soy un interesado de este tipo de proyectos y mas si tiene q ver con el medio ambiente. Estoy en 3er año de ingenieria industrial en la ciudad de rafaela, y me parece que puedo ayudar o participar desde mi lugar.
Te felicito por la idea, esta bueno que la gente se cope y quiera participar, desde ya uchas gracias.
mi correo es gui23lle@hotmail.com
saludos! Guillermo Weidmann

Pablo Perez dijo...

Que hermosa experiencia, me gustaria viajar con alguno de los Paquetes Turisticos Sao Luis y disfrutar asi. Saludos!

Pablo - Sao Luis Hoteles